τὸ νικᾶν αὐτὸν αὑτὸν πασῶν νικῶν πρώτη τε καὶ ἀρίστη
"La victoria de uno sobre sí mismo es la primera y la mejor de todas las victorias"

sábado, 12 de septiembre de 2009

Derrota en el Alto de Navacerrada

Se acerca el final de la temporada de marchas. Tengo programadas tres hasta el 18 de octubre, momento en el que mandaré la bici de vacaciones unas semanas. Me pregunto si seré capaz, aunque esta cuestión la averiguaré en su momento. La primera de las tres aventuras está ya a la vuelta de la esquina, será el próximo 27 de septiembre en Sierra Morena, Córdoba.

En estos momentos he de luchar para mantener el nivelillo alcanzado este año, que bueno o malo, me ha ayudado a conseguir los retos que me he marcado. Para ello, me pongo una meta de fondo y resistencia para este sábado que creo podré alcanzar, aunque seguramente me sacará los higadillos. Se trata de rutear de Madrid a Segovia pasando por la Bola del Mundo y Cotos. Es posible que salgan cerca de 120 kms y unos 2.500 metros de desnivel acumulado. En la meta estará esperándome la familia para pasar un día de picnic en el campo. A mí, o a mis restos.

Como voy a salir desde casa, voy a recoger la “burrita” a su sitio de descanso habitual, la monto en la baca del coche y me la traigo conmigo. Pero el destino está a punto de jugarme una mala pasada. Cuando estoy llegando a casa, hablando con mi mujer y con los niños detrás, le doy al mando que abre la puerta del garaje. Y como en cualquier otro momento, deslizo el coche hacia la entrada hasta que oigo mi horrible ruido. Un grito desgarrador acompañado de una explosión. ¡¡¡La bici!!!

Una rueda hecha un ocho.

El resultado es desolador, aunque mirado a posteriori podría haber sido peor. La rueda delantera está hecha un ocho, el disco de freno y una maneta totalmente doblados. Parece que el buje, la horquilla, la dirección y el cuadro no han sufrido daños. Y todo gracias a que la baca cedió a través de las barras del techo. Si no hubiera cedido, el muro de hormigón hubiera llegado a partir la horquilla y el cuadro. Seguro. Desde luego, el próximo portabicis irá en el portón trasero, mi memoria de pez no me permite llevarlas en el techo, jajaja.

La vereda del Manzanares.

El carril bici sale de la Casa de Campo.

Todo esto trastoca los planes de la ruta convenida. Tendré que hacer el recorrido con la “burra”, y no la he cogido desde hace más de dos meses. Lo que sea menos quedarme en casa. Hago el viaje de nuevo para recoger la doble, y tras dejar todo preparado me intento dormir pasada la 1:30 am.

Soñando en nuevas conquistas.

A las 7:00 am suena el despertador. Una hora después, me dirijo con las primeras pedaladas hacia la Casa de Campo para atravesarla y coger el carril bici que me lleve hasta Tres Cantos. Un ruido en el disco delantero me retrasa casi media hora. Y todo para seguir con el mismo soniquete. En fin.

En el Puente de la Marmota.

Todavía queda camino para alcanzar la sierra.

... Ya no hay vuelta atrás.

Intento tomarme los primeros kms con suavidad, pero a la vez, quiero pasar los tramos del carril hasta Montecarmelo y Tres Cantos lo más rápido posible. A Tres Cantos llego sobre las 9:40. Parada técnica, media barrita y sigo. En este punto cojo la pista que sale a la izquierda (GR 124) y que me llevará hasta el Puente de la Marmota. En estos tramos en los que vas paralelo a la tapia de El Pardo me encuentro a algunos bikers. Unos van en grupo, otros van solos. A mi me dan cierto aire de compañía, y eso se agradece.

Entre Cerceda y Navacerrada ya acaricio las cumbres.

Pasado el senderillo que hay tras pasar el puente, inicio la corta subida hasta la pista que, en un continuo subibaja y con un piso de grava gorda bastante incómodo, me acerca hasta la carretera de Hoyo de Manzanares primero; y Cerceda, a la altura de Peñalagua, después (pk. 39 de la M-607). Voy bastante justo de agua y los próximos 17 kms son de carretera, así que mi única fuente de agua posible será la que me compre en alguna gasolinera. Voy rodando por debajo de 30 kms/h, y no por no querer hacerlo más rápido.

Llevo más de dos horas de ruta y casi desde el inicio voy pensando que no voy fino. La postura que me hace llevar esta bici no me es tan cómoda como la que tengo en mi "burrita” con su manillar plano y su potencia en 110 mm. En la doble, el manillar doble y la potencia más corta me hacen ir algo más erguido. “No voy cómodo”, me voy repitiendo.

El embalse de Navacerrada desde La Barranca.

Llegando a Cerceda, me paro a la altura de una gasolinera para comerme la otra mitad de la barrita que tenía empezada. Pienso en comprar agua, pero como aún quedaba algo en el bidón, sigo la marcha y pospongo la compra hasta Navacerrada. De Cerceda a Navacerrada la carretera pica para arriba sin remedio. No sabes que marcha poner, pero ponga la que ponga, me es complicado pasar de 15 km/h con las pulsaciones al 80%.

Tres kms después llego a la rotonda donde a la izquierda bajaría hasta el centro de Navacerrada, y a la derecha subiría hacia la Barranca. Recto, el puerto de Navacerrada. Voy con agua para dos o tres tragos. Seguir así es un suicidio. Llevo 70 kms en poco más de tres horas y me hace falta agua con urgencia. Bajar hacia Navacerrada supone aprovisionarme de líquido, pero también chuparme unas cuestas del copón para volver a esta rotonda. No. Decido seguir.

La Maliciosa a mis espaldas.

En vez de continuar hacia el puerto de Navacerrada, giro hacia el camino que sube hacia la Barranca con la intención de coger la pista que sale tras el Parque de Bomberos. La misma que tomamos el año pasado en la ruta de Forobici. Esta pista supera un buen desnivel en poco más de dos kms, y tras una rápida bajada salgo a la carretera que sube el puerto, pero tres kms más arriba del inicio. Es momento de un plátano. El reloj marca la una y pico de la tarde y mi mujer acaba de salir de Madrid. En una hora poco más o menos estará en el Alto bajando hacia las Siete Revueltas.

Inicio del Calvario. Qué merecido tiene su apelativo.

Comienzo la subida al puerto por carretera. En el Ventorrillo abandono el asfalto para adentrarme en el camino del Calvario. Solo había subido este sendero una vez, hace ya dos años, y los recuerdos son de bastante dureza, y de tener que descabalgar por las piedras. Como los antecedentes son desalentadores y mis piernas llevan 75 kms, comienzo a subir despacio. El ascenso, al principio, no tiene complicación, pero pasado el primer km llegan las piedras y aumenta el desnivel.

Se acaba el agua, la subida continúa. Las fuerzas van al límite. Cada vez que miro lo que tengo por delante se me abren las carnes. Mas piedras y más porcentaje. Ciertamente las he pasado canutas para llegar arriba. Ir a 4,5-5 kms/h sorteando piedras y haciendo equilibrios no es mi plato favorito encima de una bici.

En la venta Arias compro una Coca-Cola y agua. Por fin, agua. Llamo a mi mujer y me dice que está en Villalba. En esos momentos, el cielo se termina por cerrar y comienza a chispear. Mi cabeza también se cierra. Mientras, sentado en un escalón frente a la subida a la Bola del Mundo decido que no tengo fuerzas para seguir. Mi etapa ha llegado hasta aquí. Madrid-Alto de Navacerrada, 84 kms y 1995 metros de desnivel. 5:18h (4:40h de pedaleo). Hoy no doy para más, y menos cuando el coche escoba está a punto de llegar. Quedo formalmente derrotado a 1860 metros de altura.

Consumada la derrota en el Alto de Navacerrada. Es momento de pensar en llenar el estómago, jeje.

La subida a la Bola del Mundo (2268), la siempre complicada Loma del Noruego, la bajada desde Cotos hasta la Granja y la llegada triunfal a Segovia tendrán que esperar. No se si una semana o un año, pero estoy seguro que sea cuando sea, ahí seguirán.

Lo que ya es definitivo es que tendré que aclimatarme a la “burra” lo antes posible porque le toca a ella acompañarme a Córdoba y terminar la temporada de marchas. Nos lo pasaremos en grande, aunque vayamos un poco más despacito.

9 comentarios:

MTBCANTABRIA dijo...

VAYA PUT... !!!

A mi me paso tambien, el año pasado, pero yo entré hasta dentro del garaje :) Eso si, tuve mas suerte y lo unico que se destrozo fue el portabicis y algun rayon sin importancia en la bici y en los railes del coche...

Desde entonces me pongo un "post it" en las llaves del garaje para acordarme...

Por la ruta ni te preocupes, el estar acostumbrado a una "montura" y cambiar, no suele dar buenos resultados al principio...

Las pistas de las fotos no tienen mala pinta :)

Saludos. Move

Eduardo dijo...

Jod...socio, cuando he visto la foto y el título me esperaba lo peor, menos mal que no ha sido así. En fín, lo de menos son los daños materiales.

Qué guapa la ruta, a pesar de no terminarla es todo un rutón, majo!

Otra cosa ya tenemos plaza de salida en los 88. Y, ya me contarás qué tal por Córdoba, un abrazo!!

Eduardo.

alakan dijo...

Pablo cuanto siento lo de tu burrita, yo tengo la misma memoria que tu, pero un portero en la puerta que me avisa y cada vez que doy al botón miro.
Si quieres que te mande esta ruta sin tocar carretera te la dibujo y el recorrido mas entretenido que el que comentas y con más fuentes jejeje.
Yo he ido de alcorcón a la bola por Hoyo y por Colmenar.
Suerte en tus competiciones y suerte la proxima vez.

Juanma dijo...

También he pensado lo mismo de Edu al ver la primera foto de la rueda...
Te habías despeñado bajando la loma!!!
Tu por la ruta no te preocupes, está ahí y no se irá hasta que tu la consigas hacer.
Ánimo y ya veras como en Córdoba te sales. Yo te acompañaré en lo que pueda!!!

pablo.bk dijo...

Move, tendré en cuenta lo del post it, aunque creo que miraré lo del portabicis trasero. Ya no me fío ni de mi sombra.

Edu, por lo que me comentas ya estás a tono de nuevo con lo que en los 88 vas a estar a tu mejor ritmo... y miedo me da!!! Lo que es seguro es que en las bajadas me tendrás que esperar.

Alakan, voy a fichar a tu portero porque el mío está todo el día a por uvas. respecto a lo de la ruta popr pistas se que es más divertido y si me gustaría hacerla como dices. El tema de la carretera es que es más rápida y con kilometradas así, se agradece algo de asfalto. Para llegar hasta Segovia seguiré utilizando el recorrido de este sábado, pero si tienes el track para evitar la M607, genial!!!

Juanma ya he visto que el domingo saliste con los de Entreveredas. Tengo espías por todos lados, jeje. Buena ruta la que hicisteis. La de Córdoba ya está a la vuelta de la esquina.

Peguero dijo...

Cuando he visto la rueda (sin leer nada antes) pensaba que te habías dado el hostión del siglo.
En cuanto a lo de "derrota" me supongo que será por poco tiempo.
Menudo es Pablo con esas cosas.
De todas formas hay días que el cuerpo no está como debiera y más después del disgusto de los daños en la bici. Otra cosa: un manillar plano en la doble no estaría mal.

Peguero dijo...

Por fin he conseguido registrarme en tu blog

pablo.bk dijo...

Hombre Luis, pues no sabes lo que echaba en falta tus comentarios y sabios consejos. Imprescindibles siempre!

A ver si nos vemos pronto!

Anónimo dijo...

Joer, la foto esa de la rueda asusta. Si es que vas tan encendido que no caes en lo que tienes entre manos...
Y bueno, llamarle derrota a esa ruta... es poner el listón alto.