τὸ νικᾶν αὐτὸν αὑτὸν πασῶν νικῶν πρώτη τε καὶ ἀρίστη
"La victoria de uno sobre sí mismo es la primera y la mejor de todas las victorias"

martes, 6 de abril de 2010

Acumulación de kms y la Morcuera

Estoy cogiendo últimamente la mala costumbre de salir en bici sin cámara de fotos. Vale que esto ocurra cuando el destino es la Casa de Campo, donde ya me saludan los árboles, los conejos y las pidrecitas de los cientos de caminos y senderos de este inigualable parque, pero pisar la sierra sin la posibilidad de retratar sus rincones no deja de ser un pequeño atentado al sentido común.

El caso es que el bulto que supone llevar la cámara en los bolsillos de la chaqueta termina siendo un incordio cuando sales con la idea de hacer kilómetros a la mayor brevedad. O lo que es lo mismo, parar lo mínimo. Y es que cada minuto que faltas en casa se suma en el debe de la cuenta de resultados familiar, con lo que intento arañar tiempo en las paradas.

En estas me encuentro el domingo, con una Semana Santa llena de propósitos bicicleteros, pero vacía en cuanto a hechos concretos. Hasta el viernes sólo había juntado 180 kms en dos salidas por la Casa de Campo, así que estaba ante la última oportunidad de redimir mi espíritu con una salida larguita.

Por la meteo no iba a tener problema, el sol lucía y la temperatura prometía llegar a valores bastante aceptables. Salgo de casa sobre las 10:30, no hay nada como tomárselo con tranquilidad y esquivar los madrugones. Bajo a la Casa de Campo y enlazo con el carril bici que me lleva hasta Soto del Real. Son 55 kms con apenas 600 metros de desnivel acumulado positivo donde voy con calma por si la improvisación me hace cometer algún exceso. Entre Tres Cantos y Colmenar suena el móvil. Es Jose (Feria) y, sin bajarme de la bici, echamos unas risas y promovemos alguna super ruta pre-Soplao. El hecho de oir la voz de esta máquina de las dos ruedas me insufla fuerzas para continuar esforzándome.

Llego a Soto tras poco más de dos horas y con ganas de seguir hacia delante. Las cumbres de esta zona de la Sierra parecen llamarme y, sin pensarlo dos veces, continúo hacia las pistas que suben por la ladera de la montaña y que unen Soto del Real con Miraflores de la Sierra. Tras algunas divagaciones y errores de cálculo llego a Miraflores y en el desvío de la Fuente del Cura, elijo la opción de subir el Puerto de la Morcuera por carretera.

Las primeras rampas son suaves. Voy animado y con la pedalada bastante ágil, aunque el desconocimiento de este puerto por carretera me hace ser precavido. Subiendo por pista es un puerto de 9 kms y unos tres cuartos de hora, por carretera, debería luchar contra su asfalto para saberlo. Tras los dos primeros kms las rampas se endurecen y se ponen al 13%, lo cual me hace ir pensando en subir un piñón para evitar el atrancamiento. Los kms pasan despacio, la carretera con buen firme solo es transitada por algún coche despistado. La subida se me hace dura, es el primer puerto que subo este año y la falta de costumbre a las rampas continuadas se nota. Voy por el km 5, paso el 6, ufff, busco el desvío por donde salimos cuando trepas este coloso por pista y que está a 2 kms del final. Pero no hay forma. Paciencia, llegará. Ni una mísera referencia de alguna rueda donde fijarme si subo despacio o muy despacio, snif. Poco a poco voy avanzando, llego al mencionado desvío y poco después corono el puerto de la Morcuera y sus casi 1800 metros.

La recompensa vale por el sufrimiento pasado. 9 kms al 7% de media con un acumulado positivo de 600 metros en 48 minutos es bastante mejorable, pero es lo que hay. Es el momento de disfrutar de las vistas, de sacar la cámara de fotos, pero, no la he traído, así que toca barrita y ponerse el chubasquero para lo que va a ser seguro una fría bajada. Y hay que ver lo que se tarda en descender lo que tanto ha costado subir. Un suspiro.

Tras terminar el puerto y enlazar por las pistas que van a media ladera hasta Soto del Real, comienzo los últimos 55 kms de hoy. Pero antes cojo provisiones en una gasolinera y me bebo una Coca Cola que me de fuerzas junto con el último plátano del día.

La vuelta se me hace menos dura que otras veces donde voy con las cervicales deshechas. Hoy no me duelen tanto y eso me da ánimo para pedalear más rápido. Estos kms finales son poco exigentes y solo la acumulación de horas en las piernas te restan ir más deprisa.

Entrando en la Casa de Campo por la pasarela ciclista que pasa por encima de la carretera de Castilla solo restan 10 kms para el final. Esto y un par de rampitas cortas al 15% donde no se me ocurre otra cosa que hacer el afilador con un carretero que se estaba machacando a series en estas cuestas. El corazón en la boca.

A las 17:30 paré la bici en la puerta de casa tras 154 kms, 1900 metros de desnivel acumulado, 6h45 minutos de ruta y unas pírricas pulsaciones medias de 133. Creo que voy teniendo el cuerpo preparado para estos castigos. Ahora es el momento de meter más desnivel acumulado en las rutas y hacer trabajar al corazón a más revoluciones. En el horizonte ya se vislumbra ese Soplao.

Pero sobre todo, es el momento de no caer en las malas costumbres y volver a meter en algún bolsillo de la chaqueta la cámara de fotos.

6 comentarios:

Chema Btt dijo...

¡Qué manera de acumular kilómetros!. Tú no quieres hacer el Soplao, quieres ganarlo.
Enhorabuena y mucho ánimo.

JuanP. dijo...

Pues nosotros hicimos una rutita por la Morcuera el domingo tambien, cuando bajaste desde Morcuera lo hiciste por la pista que llega a la fuente del cura?, a la hora que bajamos nosotros sobre las 14:00 nos adelanto un biker con una ghost dorada, y en la foto de tu bici he visto que es de ese color, anda que tendria narices que hubieses sido tu jejej
Por cierto 180 kms en dos salidas por la Casa de Campo??¡¡¡¡ y te parece poco encima¡¡¡ tio eres un maquina.

pablo.bk dijo...

Hola Chema, ya se te echaba en falta y ya he visto que vuelves por tus fueros con rutas calidad suprema. Del Soplao, con repetir el tiempo del año pasado me doy con un canto en los dientes, jeje.

Juan P. bajé la Morcuera por carretera sobre las 3 de la tarde, no coincidimos por los pelos, hubiera estado bien, eso si, me hubiera acoplado en vuestro coche para evitarme la vuelta a Madrid pedaleando...:P

Anónimo dijo...

Esta mañana antes de leer tu crónica, hablé con mi amigo Pichi (Javi) y me preguntó por esas kilometradas que te metes entre pecho y espalda. Le contesté irónicamente pero sin desviarme mucho de la realidad, que habías renunciado al coche en tus desplazamientos en bici a la sierra. Y que probablemente te habías ido hasta la Morcuera desde tu casa. Ya veo que solo me equivoqué en mi suposición, en que subiste el puerto por carretera en vez de por la pista como yo le había comentado.
Digo yo que igual se te ha ocurrido poner unos slicks, porque hacer eso con ruedas gordas...
Con slicks acumulas más kms. pero menos sufrimiento. Puede incluso que ganaras una media horita en ese recorrido con las ruedas lisas. De ahí a la bici de carretera solo queda un pasito.

Yo no te digo ná.

Luis

pablo.bk dijo...

Te has dado cuenta cómo afecta la crisis... oye, en gasolina es un ahorro, jeje.
La bici de carretera caerá, caerá... mientras, a falta de slicks que te impiden meter la bici por campo y hacer estos recorridos mixtos, voy con una FasTrack delante y una Crossmark detrás que dan poquito balón y ruedan bastante bien.

Jose Feria dijo...

Pero pero pero...pero bueno!! madre mía, creo que me estoy durmiendo en los laureles en esta recta final....
Ya sé que rueda seguir :P