τὸ νικᾶν αὐτὸν αὑτὸν πασῶν νικῶν πρώτη τε καὶ ἀρίστη
"La victoria de uno sobre sí mismo es la primera y la mejor de todas las victorias"

lunes, 10 de agosto de 2009

Y de repente... Los Alcornocales! I, II, III, IV

Domingo, 9 de agosto (Salida 4).

En la salida del jueves, el oportuno encuentro con un biker que conocía bien esta zona de los Alcornocales, me posibilitó varias alternativas de rutas y caminos muy interesantes. Una de ellas, tras realizar el mismo periplo que vengo haciendo estos días pasados, se alarga con un puertaco extra de 10 kms que termina en el Alto del Gitano, o “las antenas”, punto más elevado de toda la Sierra del Cabrito con 837 metros.

Comienzan los 20%s

Como buenamente se puede, se suben y se retratan a la vez

Cauteloso, me dispongo a salir por la mañana para afrontar este reto. Son las 9:20 (hoy se me han pegado un poco las sábanas) y la mañana ya tiene 26ºC. Las informaciones de mi amigo me decían que la mayoría de la subida a este lugar es por pista rota, y que en los tramos finales el porcentaje iba mantenido sobre el 20%. En los mapas, se puede comprobar como se pasa de los 320 metros del Puerto del Bujeo a los 837 del Alto del Gitano, pero salvando los últimos 300 metros en poco más de dos kms.

El principio de la ruta lo hago por las Pantallas. Intento mantener la calma y no acelerarme en la subida. “No hay porqué subir siempre a tope”, me digo. De una u otra forma llego arriba tras superar, esta vez con fortuna, al maldito perro pastor que ya me ha dado algún que otro susto. Esta vez se tiró encima de un ciclista que bajaba... Joer con las cabras, no tienen monte, pues tienen que tumbarse en mitad de la carretera.

Las antenas

La satisfacción de haber llegado

En el Bujeo, en vez de subir hacia el Puerto de la Higuera, tomo la pista de la izquierda. Camino desconocido, noticias que anuncian dureza y sufrimiento. Vaya plan. Pero, ¡mil demonios!, esto es lo que me motiva a salir en bici, por qué tanta prudencia...

La casa del Gitano

Los primeros kms son muy suaves, tanto que voy pensando en que cuanto más avance sin desniveles, más fuertes serán estos cuando comiencen. Y así transcurren casi los siete primeros kms, hasta que llego a las Casas del Palancar. Pasadas estas, llega un km un poco menos suave que termina en una encrucijada de caminos. Unos enormes molinos de viento parecen querer ahuyentar al viajero provocando un poderoso sonido que evoca situaciones de la película “La Guerra de los Mundos”. Unos caballos me miran distraídos mientras pastan preguntándose: “¿A dónde querrá llegar ese?”. Me cruzo con un ciclista de rojo Specialized que bajaba del alto. “Me cambiaba por ese sin pensarlo”, me digo con la boca chica.

La pista se rompe por momentos. Van a ser tres kilómetros de aúpa. Pero a la vez que subo, contemplo una vegetación que se va cerrando sobre el camino. Salvaje e inhóspito. Son las sensaciones que me provoca este lugar. Estoy cerca del Puerto de los Alacranes y los que hacen nocturnas por aquí se encuentran con decenas de estos bicharracos que salen de sus escondrijos en busca de comida fresca. Sigo ascendiendo y me encuentro con un primer tramo asfaltado con una pendiente que llega al 20%, si no la rebasa. Pronto vuelve la pista y el porcentaje baja un poco, pero el último km es otra vez con el 22-23% (y creo que me quedo corto porque voy sin altímetro y es un cálculo a ojo) y hasta arriba. Desde el Bujeo casi una hora para hacer estos 10 kms.

Un espontáneo en la subida

Estos últimos tres mil metros se pueden asemejar a la subida a la Bola del Mundo en Madrid pero con tramos sobre pista rota, en vez de todo hormigonado. Termino y compruebo, como no podía ser de otra forma, ya que me encuentro en el punto más alto de esta serranía, que hay unos cuantos repetidores de TV lanzando señales a diestro y siniestro. A la derecha de éstos, un casetón que utilizan los forestales como almacén. Es la casa del Gitano.

Tras disfrutar unos minutos de las vistas que ofrece tan fantástico lugar, inicio la bajada. Aquí hay que tener cuidado con la bici porque se dispara por estas cuestas a unas velocidades increíbles. En un punto me paro a sacar una foto y, tras la curva, aparece otro “sufridor” que se detiene al llegar a mi altura. “Ya te queda poco”, le animo. “Hoy subo tranquilo, he salido a trastear un poco”, responde. Pero que brutos son en el sur.

Molinos guardianes

El resto de la bajada la disfruto como un niño pequeño. Me dejan pasar dos 4x4 amablemente y termino en el Bujeo en unos 20 minutos desde arriba.

Lo que queda de ruta transcurre, como ya es conocido, por el Pto de la Higuera, donde por este lado de la montaña, tras seis kms de subida esperan casi 12 de monótona y aburrida bajada, pero que hoy, quizás
se agradezcan más por la reciente paliza.

Llego a casa sin novedad tras 3:46h de pedaleo (4:00h totales) y el cuenta marcándome 70,9 kms. Calculo que el desnivel positivo habrá estado en torno a los 1.500 metros.

Buena ruta. Las sensaciones son muy positivas por la novedad de subir a las "antenas" y descubrir parajes nuevos que me han alegrado el gesto. Ya se sabe, a mayor sufrimiento, mayor satisfacción. Además, me he logrado escaquear de la playa tomándome un descanso de tanta arena.


Espero que no me pase factura.

Sigo dándole vueltas a la ruta larga... Próximamente espero intentarla si doy con la tecla adecuada...

Seguimos en ruta.

Viernes, 7 de agosto (Salida 3)

Como tenía previsto, hago la ruta de los días pasados a la inversa. Las sugerencias de los bikers de la zona me recomendaban realizar el recorrido en contra de las agujas del reloj. Comienzo prontito (8:50 am) para poder responder a las obligaciones familiares del día (más playa).

Prontito, una sombra en el camino.

Sigue el viento de Poniente. La mañana ha despertado espléndida y parece que hay menos bruma que días atrás. Ya en ruta, como siempre, salgo de Algeciras por el Paseo Marítimo hacia la Playa de Getares, pero hoy, en la rotonda, giro a la derecha hacia la barriada de Los Pastores, donde tengo que agudizar el ingenio y preguntar a dos o tres vecinos para coger la carretera que me llevará hacia Botafuegos.

En el Cortijo que otras veces me sirve de despedida de los Alcornocales pongo el cuenta a cero (bueno, realmente me fijo en que llevaba 38 minutos de pedaleo, porque el Sigma solo tiene las funciones básicas). “A ver cuánto tiempo más se tarda en subir por esta vertiente el Puerto de la Higuera”.

La velocidad de ascenso es buena. Intento guardarme algo acordándome de la frase favorita de Feria (Comenzar a subir la montaña como viejo para terminar como jóven). Subo entre 17 y 19 km/h mientras que por el lado sur no pasaba de los 15 o 16 km/h.

El Peñón y la Bahía de Algeciras desde la subida a La Higuera.

A media ascensión veo a tres bikers parados arreglando una avería (creo). “Hay gente que madruga de verdad”, pienso mientras les saludo. Unos kms más adelante paso a otro que subía con una chica a bastante buen ritmo. Y a dos kms del final del puerto se me presenta una hilera de unos siete bikers más, de los cuales, el que iba el último estaba llegando al grupo y se disponía a adelantar unidades. “La batalla está servida, jeje...”. Bajo un piñón y enseguida me pongo a su altura mientras nos deshacemos de la grupeta, a los que saludo uno a uno. Decido superar a mi 'amigo' e irme en pos del final del puerto yo solo, pero oigo como éste baja un piñón e intenta engancharse a mi rueda. “Muy bien... a ver que tal esto”, y bajo otro piñón que da como resultado un último km a 22-23 km/h con el plato mediano y el penúltimo piñón. Que momentazo. Hoy he ganado yo, pero otros días me dan unos revolcones de cuidado (sobre todo esos de las ruedas flacas).

Arriba, me paro a disfrutar de la visión africana, mucho más clara que en días atrás, mientras miro el cuenta. He estado subiendo durante 54 minutos. Efectivamente este lado es bastante más largo aunque la pendiente es suave pero mantenida (5,6 o 7% como máximo). Al poco de parar, pasa el biker del pique sin decir ni alubia. “¿Le habrá sentado mal?”.

Toca bajar al Puerto del Bujeo y de allí a Las Pantallas, donde aprovecho las ahora favorables rampas de la solitaria carretera militar que lleva a Getares para tirarme a 55-60 kms/h casi sin dar pedales.


Hoy entro a Algeciras por el puerto, en vez de por el centro de la ciudad como cuando venía de Botafuegos, lo que alarga un poco este recorrido. Llego a casa a las 11:20 tras 2:30h de pedaleo (2:34h totales) y con 56 kms, cinco más que al hacer la ruta en el otro sentido.

Ha estado bien, pero creo que al evitar Las Pantallas en subida le quitamos al recorrido ese plus de sufrimiento necesario.

Y ahora a ir pensando en la ruta más larga. Su recorrido lo tengo más o menos perfilado y promete, sobre el mapa, emociones fuertes.


Seguimos en ruta amigos...

Jueves, 6 de agosto (Salida 2).

Si normalmente es difícil que la bici no altere demasiado el orden familiar, cuando entramos en el periodo de vacaciones y playa, se presenta una tarea de chinos para lograr la convivencia de aquellos elementos. Por eso, salvo contadas excepciones, las rutas han de ser ser no muy largas y/o hacerse rapidito.


Las Pantallas.

El recorrido que hice hace dos días por la zona limítrofe de los Alcornocales saliendo desde Algeciras (esto implica no coger coche) es una buena opción para contentar a todas las partes. La ruta larga ya llegará antes de cambiar de aires.

Además, con la pérdida del cuenta kilómetros me quedó el gusanillo de saber la distancia exacta de esta ruta. A la espera de que me llegue mi nuevo aparato, le he montado a mi bici un Sigma de 15 € que cederé después a la bici de mi hijo. Y todos más contentos que unas castañuelas.

Salgo de casa casi a la misma hora que hace dos días. El cuenta funciona perfecto. El día es muy bueno. Viento de Poniente. Claridad. Calor sosegado. Sol. Ya en las rampas de las Pantallas compruebo que subo algo desatado. Es lo que tiene ir sin pulsómetro, que no te controlas, jajaja (Buena excusa). Sin dejar de pedalear saco unas fotos a estas construcciones que, por lo visto, fueron levantadas por prisioneros durante la Guerra Civil para proteger estos montes de posibles agresiones. No sé si es cierta esta rumorología. Lo que si es verdad es que lo que todo el mundo conoce como “Las Pantallas” son una sucesión de muros curiosos muy bien estructurados y en perfecto estado de conservación.

África intenta salir de entre las nubes.

El ritmo de la ruta es bueno, más elevado que el del otro día. El Puerto de la Higuera lo subo esforzándome, e inicio el descenso dejándome caer para observar las vistas y disfrutar de lo que el otro día me escondió la niebla. En mitad de la bajada me cruzo con un biker que me pega un grito. El hombre necesitaba una llave allen para apretar una de las calas de sus zapatillas. Aprovecho la coyuntura y le saco información de rutas por la zona. Espléndido encuentro.

Continúo el descenso y, poco después de pasar por el punto donde el martes reventé el transmisor del cuenta, noto como la bici me empieza a culear. Pinchazo!!! “Este punto está gafado!!!”. Entre pitos y flautas se está alargando la salida y en casa me esperan para ir a la playa...

Límite de los Alcornocales por el sur.

11:53 am. Termino un poco más tarde de lo esperado pero satisfecho por el ritmo durante la ruta. Finalmente salieron 50,5 kms y empleé 2:29h de pedaleo (3:04h tiempo total). El tiempo es mejorable pero para ir más rápido necesito otras piernas y renunciar a percibir y disfrutar el maravilloso entorno de esta zona.

Y lo más importante: a las 12:30 pm estaba en la playa. De momento los elementos conviven en armonía.


El Peñón.

Mañana voy a salir a hacer el mismo recorrido pero al revés, contra las agujas del reloj. Parece que por aquí la mayoría lo hace así porque la subida al Puerto de la Higuera es más larga, aunque también más tendida. De esta forma también se evita las rampas duras de la zona de Las Pantallas. Ya veremos.

martes, 4 de agosto (Salida 1).

Como será la ansiedad que le ven a uno por montar en bici que hasta las amigas de mi mujer me buscan rutas en mis lugares de vacaciones. Y todo para que la estancia de uno sea más cómoda y placentera. Así da gusto.

Aprovecho el primer día de viento de Levante para coger la bici e investigar, mapa en mano, una de las rutas que tan amablemente me han facilitado. 9:00 de la mañana, 23 grados, y nubes que van comiendo terreno a los claros. Todo perfecto. Pero... “¡mierda!, se me han olvidado los guantes arriba”. Y ahí se van a quedar. Quiero empezar a pedalear YA!


Subiendo hacia Las Pantallas.

La ruta de hoy, parte de la ciudad de Algeciras y me dirige, a la altura de la playa de Getares, por una pista militar que sube, ya dentro del Parque Natural del Estrecho, hasta uno de los muchos puestos de vigilancia que tenía el ejército en la zona del Campo de Gibraltar. Ahora, la mayoría de estos asentamientos están abandonados. La estrecha carretera va picando para arriba con porcentajes de hasta el 10%, pero como el ritmo es suave, no hay problema. Una pena el incendio que en el mes de diciembre arrasó toda esta zona porque elimina de un plumazo todo el encanto de estos montes.

El Peñón de Gibraltar, entre la niebla.

A la altura del Observatorio abandonado hay que coger una pista que sale a la derecha, no sin antes disfrutar de la magnífica vista sobre el Estrecho, que aún con un día de levante, deja intuir tierras africanas y la ciudad de Ceuta con sus edificios blancos a pie de mar.

Poco a poco voy cogiendo altura hasta llegar a la carretera nacional que une Algeciras con Tarifa a través del puerto del Bujeo (320) y del puerto del Cabrito. Apenas recorro 1 km de asfalto y salgo por una pista a la derecha que me presenta la parte más meridional del Parque Natural de los Alcornocales. Inicio un camino en subida que me llevará hasta el Puerto de la Higuera (567). Qué espectáculo! Qué fantástica vegetación! Todo envuelto en un momento de la mañana en que las nubes rozaban mi casco y creaban cierta incertidumbre ante un posible aguacero.

Alcornoques y helechos. Una vegetación diferente.

Pista del Pto de la Higuera.

La subida, de unos 5 kms, se hace muy llevadera. No es plan de ponerse a correr y perderse este regalo de la naturaleza. Delante, entre la niebla, aparece una bici que sube con el platillo. “Una chica. Qué valiente”, pienso. Por un momento me asaltó la vena curiosa, pero la pasé soltando un simple saludo en vez de interesarme por su estado, destino, etc... 500 metros delante estaba su compañero esperando en una roca. “Pues vaya compañía que la estás haciendo”.

Mirador del Río de la Miel.

Asumiendo el disfrute.

Continúo disfrutando de la subida y de los paisajes que me rodean hasta que aprovecho el mirador de la Cabecera del Río de la Miel para parar. Necesito que mis ojos se recreen en lo que les rodea y de paso, echar un vistazo al mapa para comprobar que todo iba bien. “Es una pena que las nubes obstaculicen la panorámica, en un día claro, uno puede dejar pasar la mañana y no enterarse".

En fin. Hay que seguir. Comienzo a bajar el puerto. A los pocos minutos oigo un ruido en los radios de la rueda trasera que me anuncian algo malo. Pues sí, estamos listos. El transmisor del cuenta está hecho trizas. Destripado. Se había soltado una de las bridas que lo sujetaban a la vaina y fue haciendo la carraca contra los radios el tiempo suficiente para que la pila volase y los circuitos reventasen.

Los que me conocen saben lo poco que me gusta rodar sin datos. Como le debía a Víctor una ruta sin cuenta, aquí le ofrezco mi pago. Esto me ocurrió en el km 32. Del resto, los únicos números que me sirvió el aparato fueron los del pulsómetro. Algo es algo.

Los kms restantes, unos quince, me sirvieron para pensar en el aparatito en que iba a invertir un buen puñado de euros, a la vez que maldecía el mío por ser tan milindre y abandonar mi bici después de tan solo siete meses de compañía.

Durante el resto de la bajada me cruzo con 10 o 12 bikers en diversos grupos, dos jinetes y una patrulla de guardabosques. Poco después, salgo de los Alcornocales por una pista que me llevará, bordeando el Centro Penitenciario de Algeciras, hasta una carretera comarcal. Y de ahí hasta mi punto de partida dentro e la ciudad.

Total: 3:16h de ruta con paradas y numerosas visualizaciones de mapa. Cortita. Suave. Apenas 900 metros de desnivel acumulado. Disfrute total. Solo el simple hecho de abandonar por unos días nuestra querida sierra madrileña y rutear por lugares nuevos ya es una delicia. Y si además la ruta se adentra repentinamente en Los Alcornocales, el disfrute provoca un doble estado de gracia.

Por cierto,
Mil gracias Heidi!



7 comentarios:

Eduardo dijo...

Tiene buena pinta esa ruta, lástima lo de las nubes, a ver si me doy un garbeo por esas tierras para comprobar in situ la belleza de ese paraje; una pena lo del cuenta, lo mejor: es que se nota que disfrutastes como un "indio".

Por cierto estuve con Juanma y Feria, y a éste último no hay quien le siga, está hecho una bestia cordobesa.

Un abrazo máquina!!

Eduardo.

MTBCANTABRIA dijo...

Buena ruta!!! Una pena lo del cuentakilometros... con el gps, eso no pasa, aunque a veces te la "juega" al perder la señal, je,je...

¡Nos vemos!

pablo.bk dijo...

Edu, estas montañas tienen rincones inimaginables. Dentro del Parque de los Alcornocales existen rincones de cuento de hadas, y cerca del Río de la Miel por lo que me han explicado hay unas pozas impresionantes. Seguiré investigando.

Move, lo del GPS es una maravilla. Terminará cayendo tarde o temprano porque creo que en este tipo de rutas de plano en mano es una herramienta indispensable. Creo que ya he hecho la elección del nuevo juguetito que, por cierto, sale bastante más barato aquí que en Madrid.

Ya os contaré cuando lo tenga.

Juanma dijo...

Parece mentira que no hiciera calor sofocante por esos parejes andaluces.
La verdad que tiene que estar genial los sures. Sigue en ruta amigo y cuéntanoslo!!!!

jcXC dijo...

Hola!!!!
Gracias por dejarme la llave Allen. ¡¡ pero que pequeño es el mundo !!
Soy Juan Carlos y soy quien te informó el Jueves en las Corzas de posibles itinerarios.
Si dispones de tiempo te puedo aconsejar alguno que otro más.
Gracias , un salu2 desde el campo de Gibraltar.
P.D.- estas ruteando por menos de 10% del Par, parque Nat. de los Alcornocales , pero donde lo haces se dan condiciones únicas con un microclima , humedad y precipitaciones radicalmente distintas de la provincia de Cádiz.

Esperanza dijo...

Hola pablo:

Mañana sábado quiero salir con la btt desde el embalse del Pontón y la idea es subir a Valsaín y desde ahí a Cotos. Me podrías explicar la ruta??? sé que en algún sitio hay que bajar hasta cruzar la carretera de navacerrada, subir un poco y pillar una pista que va a Cotos pero no sé. Explícamelo aquí o mándame un email a esperuiz@yahoo.com

Graaaaaacias.

pablo.bk dijo...

Vaya, Juan Carlos, qué ilusión me hace que hayas encontrado el blog. La verdad es que me resultaron muy útiles tus consejos para subir a las antenas. Y ayer hice la ruta hasta Facinas, aunque me birlaron la subida al Puerto de Fates, al que tenía ganas. Me he quedado con ganas de coger hacia el Puerto de Ojén y alguna otra variante.
La pena es que me voy mañana (sábado) para Madrid y Santander, porque si no, organizábamos alguna ruta.
En cualquier caso fue un placer conocerte y seguro que nos vemos pronto.

Un abrazo y gracias de nuevo!!!