τὸ νικᾶν αὐτὸν αὑτὸν πασῶν νικῶν πρώτη τε καὶ ἀρίστη
"La victoria de uno sobre sí mismo es la primera y la mejor de todas las victorias"

domingo, 19 de septiembre de 2010

Maratón Sierra de Ayllón. Mi primer 'top ten'.

Cuando suena un despertador a las 6 de la mañana la cabeza de uno ni siquiera está enroscada al cuello y son varios los minutos que uno necesita para saber el porqué de tan infernal ruido. Una vez procesado y superado ese primer momento me doy cuenta de que ese era el día en el que tocaba meterse una kilometrada superlativa en coche para llegar a la población segoviana de Ayllón.

Los garrapateros con la moral y las fuerzas intactas.

Allí había quedado con Nacho y Tony, que a su vez conocía a otros muchos amigos que se dan cita cada año en esta maratón por estos montes en el linde con Soria y Guadalajara. En esta edición éramos más de 300. Tras superar la hora y media de coche y el sueño por el madrugón, me cambió el gesto en el momento que llegué a mi destino y comencé a notar la concentración de ciclistas, los dorsales, la puesta a punto...

Ambiente pre-salida.

Nacho dándose de codazos con todo el que se cruzaba en su camino :)

Por las calles de Ayllón neutralizados y ansiosos.

La salida, como casi siempre en este tipo de eventos, neutralizada por las calles de Ayllón. Los codos salen a relucir. Los nervios provocan las primeras caídas y uno piensa que si el madrugón y la hora y pico de coche se ven truncados por un traspié estúpido en estas estrechas calles es para darse collejas hasta perder la nuca.

Una vez en la carretera comencé a adelantar puestos, aunque la furgoneta que marcaba a la cabeza del pelotón seguía delante. Me puse a la altura de Tony, que iría entre los treinta o cuarenta primeros, y esperé a la entrada de la pista, momento en el que podríamos dar rienda suelta a las bielas.

La serpiente multicolor se estira.

Los primeros kms se hicieron de forma frenética. Sin saber muy bien cómo, nos situamos entre los quince primeros tras el primer acelerón. Uno, que no se ha visto en otra como esta, piensa que hay que intentar mantener la posición a toda costa. Tony iba por delante y encabezaba un grupo de unos cinco bikers que rodaban a mil por hora. Delante los primeros nos ganaban terreno poco a poco, pero de momento se les mantenía con la vista.

Tras los primeros 20 kms de subibajas con dirección a la sierra, la razón me aconsejó que debía dejar escapar a mis compañeros si no quería perecer y ser comido por los buitres. Así seguí rodando unos buenos kms, con el grupo a unos 200 metros por delante y sin aparentes amenazas por detrás, aunque intuía que como aflojara demasiado, me iban a empezar a pasar por todos lados.

La que nos perdimos!!!

Al comienzo del puerto que nos subiría al Collado del Infante, mantenía la distancia con el grupo delantero, y a media ascensión, a la altura del primer avituallamiento, logré unirme a ellos. Tras la breve parada, éramos cinco los que pedaleábamos juntos. Tony siempre por delante y yo cerraba el grupo intentando recuperar un poco. Las sensaciones no eran malas, pero las pulsaciones no subían de 160, o lo que es lo mismo, tenía el turbo estropeado.

Tony? subiendo el collado del Infante.

Tras culminar el Collado del Infante, había que tener cuidado en una bajada muy pronunciada. Ibamos hablando del número de bikers que podían ir por delante. "Estaremos entre los diez o doce primeros", dijo alguien. Aunque por detrás veíamos gente a medio km más o menos la situación estaba bastante controlada. ¿Pero podríamos aguantar esto hasta el final? No habíamos llegado todavía al km 35 (mitad de carrera) y el ritmo había sido diabólico.

En el segundo avituallamiento, y con el grupo reducido a cuatro, paramos todos menos Tony. Me tomé medio aquarius y medio plátano, ni un minuto. Salí y comencé a tirar de mis dos compañeros pero éstos no respondían. En un rampón del 20% se quedó uno de ellos, y el otro siguió detrás durante cinco o seis kms hasta que finalmente se descolgó.

En mi mente ya sólo aparecía cazar a Tony, pero no conseguía divisarlo. La persecución duró unos 20 kms de terreno rompepiernas, senderos ratoneros, sembrados y pistas. La organización, que tenía marcado el camino de lujo, puso referencias y señales en los últimos 15, 10 y 5 kms. No había manera, aunque en algunos momentos comencé a ver a mi amigo, las distancias se acortaban de manera insustancial y los kms pasaban volando. "Joder, cómo entrena este tío en la intimidad", pensaba.

La meta y el final de esta aventura.

Tras pasar por la piedra de los últimos 5 kms y con mi posición a buen recaudo, comencé a dejarme llevar y a saborear la carrera, había rodado al 100% y, en esta ocasión, no pude con Tony. "Confórmate con lo que has conseguido que es posible que no lo tengas nunca más", barruntaba hacia mis adentros. Cuando llegué a la meta, vi como una cinta separaba la llegada de los dos recorridos, el corto de unos 50 kms, y el completo de 65 kms y 985 de da+. Me paré en la mesa que toma los tiempos y me informaron de que había entrado en 7ª posición con un tiempo de 2h39:40 (a un minuto de Tony -hay que ver lo largos que a veces pueden ser 60 segundos-, y a 14 minutos del ganador.) con una media de 24,38 kms/h (mi cuenta dió 22,7 kms/h pero contó con los kms neutralizados por las calles de Ayllón).

Cuando me bajé de la bici no estaba ni más ni menos satisfecho que otras veces, lo había dado todo, como siempre y, en esta ocasión había tenido la suerte de probar las mieles de un 'top ten'. En el fondo, te queda la satisfacción de haber pasado unas horas extraordinarias encima de la bici con una compañía insuperable en el marco de una carrera muy bien organizada. Te sientes hasta un poco triste de que el sufrimiento, la persecución, la ruta, todo... haya acabado por hoy.

Enhorabuena a Tony, que se marcó un carrerón genial, rodando mucho tiempo en solitario. En cuanto a Nacho solo puedo decir que es un placer y un orgullo verle luchando cada día más y mejor en este tipo de marchas. Se le nota que disfruta como un enano.

Por lo demás, día soleado y temperatura ideal. Felicidades a la organización y a todos los participantes. Procuraré volver el año que viene.

***Fotos cedidas, salvo primera, por CC MTB DISTRITO 18***

7 comentarios:

La familia dijo...

Seguro que será el primero de muchos top ten! Buscaremos ahora un podio, no???? Enhorabuena!

Mepete dijo...

Enhorabuena. Tu próxima crónica de una carrera nos contará las sensaciones de subir al podium.

Diego dijo...

Pablo estas que te sales con esos tiempos y esa medias, enhorabuena por ese top ten que seguro será el comienzo de una larga lista.Tu primer podium va a ser en los 101.

pablo.bk dijo...

Jjajaaja, que cachondos sois todos. En los 101 estaré seguro y con terminar cerca tuyo Diego, me conformo.

Manuel, estarás por Ronda en mayo??? A ver si te animas y rodamos los tres por esas fenomenales tierras del sur.

Familia, vuestra paciencia no tiene límites. Esto os lo debo a vosotros. Mil gracias.

Juanma dijo...

Enhorabuena Campeon!!!! Ahora tendras que ganar la maraton de sierra norte. Este año no hay excusa, estas mejor que nunca y te vas a salir. Espero que difrutases como nunca! Aunque no ruedo contigo, estoy siempre ahi leyendote.
Un abrazo fuerte

pablo.bk dijo...

Juanmaaaaaaaa: "Vuelveeeeeeeee".

Ada dijo...

Ole!! Top Ten!! Y vaya media, esto no se consigue así como así! Felicidades!