τὸ νικᾶν αὐτὸν αὑτὸν πασῶν νικῶν πρώτη τε καὶ ἀρίστη
"La victoria de uno sobre sí mismo es la primera y la mejor de todas las victorias"

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Ruta por los puertos clásicos de la sierra de Madrid

Está visto que la carretera me tira. O que yo me tiro a la carretera a la más mínima. No lo sé. El caso es que cada vez me enganchan más las rutas en asfalto y como voy con MTB peno más de la cuenta. Ya sé que todos me vais a decir lo mismo, y tenéis razón. Pero en la economía, el ministerio de hacienda de mi casa me grava con demasiados impuestos. Muy a mi pesar, de momento la flaca tendrá que esperar. Claro que otra opción sería el divorcio… Ummm!

Asfalto.

Otra consideración: Ha llegado el frío. O, por lo menos, el domingo yo pasé un frío de mil narices. Se está acabando lo del pantaloncito corto y el maillot de verano, en adelante habrá que abrigarse mejor. Lástima, con lo cómoda que es este tipo de ropa.

Esta “Clásica de los Puertos”, o “los Puertos Clásicos de la sierra madrileña”, llámese como se quiera, se me ocurrió como preparación para la Euskadi Extrem que haremos en un par de semanas Tony, Miguel Ángel y el que suscribe. Una buena cantidad de kms y un buen desnivel acumulado son garantías para comprobar las condiciones en las que afrontaré la megaruta por las tierras vascas.

Sobre el recorrido del domingo, poco hay que comentar. Es de sobra conocido en los ambientes carreteriles y, puede decirse, amén del Puerto de los Leones y Abantos, que toca todos los pasos de montaña clásicos de la Sierra de Madrid. Sólo había que ponerle un lugar de comienzo, y éste fué Collado Mediano, a unos 10 kms del puerto de Navacerrada, primera ascensión de la ruta.

Tras las primeras pedaladas, pasadas las 9 de la mañana y con 7ºC, uno comienza a avanzar con cautela. La longitud tanto horizontal como vertical de la excursión no iba a permitir fanfarronadas, así que piano-piano.

Al inicio del Puerto de Navacerrada alcanzo a otro betetero con el que hago los casi 10 kms hasta la cima. Nos fuimos dando relevos y charlando sobre nuestras respectivas rutas. La suya trazaba la escalada hasta la Bola del Mundo una vez conquistado el alto de Navacerrada. Y luego para casa, en Villalba. La mía también subía hasta la Bola del Mundo, pero unas cuantas horas más tarde. De esta manera no se hicieron muy pesados los primeros 700 metros de desnivel.

En el alto de Navacerrada, con 5 heladores grados y sensación de aún más frío, me despido de mi compañero, y me dirijo hacia Cotos para bajar hasta Rascafría. Con los guantes cortos iba con los dedos helados, y casi sin sensibilidad para frenar con garantías en las revueltas que tiene esta carretera. “A ver si termina la dichosa bajadita”, pensaba. Hay que ver. Menos mal que había salido del coche con los manguitos y cogí el chubasquero para las bajadas. Si no, me muero!

Subida a Canencia.

Ya en Rascafría, y con la pérdida de altura, la temperatura se recuperó algo. Sigo rodando hacia Lozoya del Valle camino del desvío que me llevaría hacia Canencia y al puerto del mismo nombre. Ésta subida no es muy dura, Son 9 kms al 4% de desnivel medio y en media hora estaba arriba.


Reir o llorar.

Otra vez, chubasquero, mordisco a una barrita y larga bajada hacia Miraflores de la Sierra, lugar donde encadeno otra ascensión: el puerto de la Morcuera. Esto ya son palabras mayores. También tiene 9 kms pero con un desnivel del 7% y rampas muy, muy constantes. Ni un descansito. Todo para arriba. En la cumbre, a 1796 metros y con casi 90 kms en las piernas, éstas ya comienzan a doler. Llevaba tres puertos, y quedaban otros dos de categoría E: Cotos y la Bola del Mundo, aunque éste último no tenía muy claro si lo iba a terminar subiendo.

Área Recreativa de Canencia y su famosa fuente.

La bajada del alto de la Morcuera la hago detrás de una Mercedes Vito que me frena en algunos puntos, pero el conductor no estaba por la labor de dejarme pasar y en cuanto tenía 20 metros de recta, aceleraba, no vaya a ser que… pero llegaban curvas y… “otra vez el tío de la bici pegado”, que pesado, pensaría.

Otra conquista más.

Una vez terminado el descenso, llego a Rascafría donde paro en un super a comprar la Coca Cola de turno, botellín de agua y relax durante 10 minutos al sol. Allí si que se estaba bien.

Descansito en Rascafría observando...

... el ambiente de domingo.

Pero había que seguir. Próximo destino: Cotos. Una ascensión desde el desvío de las Presillas de casi 13 kms y 700 metros de desnivel. Que laaargo se me hizo. Como en toda la ruta intenté subir con el plato mediano y piñones medios e intentar que la velocidad no decayera a la cifra única. “Siempre dos cifras, siempre dos cifras”, iba pensando. Los carteles de altitud tardaban en llegar una eternidad. Altitud: 1200 metros… Altitud: 1300 metros... Altitud: 1400 metros… y así hasta el que anunció los 1800 metros. Un puertaco de narices subido con unas piernas que parecían estacas. Gracias que la carretera surca un bosque de pinos y helechos increíble en la cuenca del Lozoya, y que la sombra está garantizada hasta la misma cumbre.

Más de 1 hora desde Las Presillas hasta este lugar. Buffff!!!

Arriba, ya en Cotos, con 120 kms en las piernas y el trasero bastante dolorido, paro en la fuente de Bernardo Quirós, relleno el bidón y pongo la directa hacia el alto de Navacerrada. Solo me separaban 7 kms prácticamente llanos, pero no se si quería terminarlos porque una vez allí, me esperaban las endemoniadas rampas que suben hasta la Bola del Mundo, quinta y última subida del recorrido.

En ese estado y en ese lugar, no había vuelta atrás, iba a llegar hasta los 2265 metros si o sí. No podía desertar. Lo que no sabía muy bien era cómo lo haría. A medio camino, entre Cotos y el alto de Navacerrada, paro a dar cuenta de media barrita que me aporte “algo” diferente. Sin ese “algo” la subida a la Bola iba a ser una calamidad.

Literalmente agotado.

Este último puerto “solo” consta de 3 kms y 400 metros de desnivel. No se si empecé fuerte y terminé débil o si comencé débil y terminé fuerte. Subí amotinado. Tenía rampas ante mí donde el cuenta me llegó a marcar un 28%. Solo pensaba en que era el último esfuerzo del día y había que terminarlo de la manera más digna posible. En el suelo, las recientes pintadas de ánimo a los ciclistas de la Vuelta a España, en especial a Ezequiel Mosquera y Carlos Sastre, también me motivaban a mí. Iluso. Arriba me senté en una piedra y disfruté de lo que me ofrecía el lugar mientras recuperaba el fuelle. Unas vistas indescriptibles. De subir en plato mediano, nada de nada. Tenía la coartada de 130 kms detrás de mí y no quise ni intentarlo.

Rampas, ahora negativas.

Vistas despejadas desde las antenas.

Ya solo quedaba descender hasta el punto de partida: Collado Mediano. Primero, y con mucho cuidado bajar de la Bola del Mundo. Ahora, las rampas eran negativas, y la bici cogía una velocidad donde ya podrían responder los frenos porque… Ummmm, no quiero ni pensarlo.


El Alto de Navacerrada desde arriba.

El puerto de Navacerrada debe ser una delicia bajarlo con flaca. Con las ruedas gordas apenas llegué a 65 kms/h, claro que el viento lateral tampoco ayudó. Con mucho cuidado con el tráfico terminé esta aventura bastante desgastado. Finalmente la excursión llegó hasta los 153 kms y 3.200 de desnivel acumulado. El tiempo empleado fue de 7h40 (7h09 pedaleando) con una velocidad media de 21,5 kms/h. Un rutón de narices que creo que me deja “preparado” para la Euskadi Extrem. Preparado para sufrir.


"Hasta la próxima".

Por la tarde, un informativo ofrece la funesta noticia de dos ciclistas muertos en Sevilla mientras pedaleaban en una carretera supuestamente bien señalizada. Nada se puede hacer contra la imprudencia humana. Qué fragilidad la nuestra. En mi ruta, el comportamiento de todos los conductores fue ejemplar. Pero basta que haya uno que no lo tenga para crear la tragedia. En fin, mi pésame desde aquí a las familias.

El perfil de la excursión.



El Track.

10 comentarios:

Jose Feria dijo...

Joder tronco, no sabes la envidia (ni sana ni leches, de la malaaaaaaaa) que me das. Yo estoy empezando de nuevo a montar en bici y las sensaciones distan mucho de las que sentía en mayo, pero tiempo al tiempo jejeje.

Por cierto, lo mismo, hago remodelación en la bici (si, ya se, de nuevo jejejeje)...ya te mantendré informado ;)

Un fuerte abrazo!! y que sepas, que eres el que me hace esforzarme más y más y más y más y más... :D, todo porque no me adelantes jejejeje

Chema Btt dijo...

Menos mal que has aclarado que la Bola no la subiste con el plato mediano. Me estabas asustando. A mí me pasa lo mismo con la flaca. Tengo una Orbea Gredos de hace 25 años que siempre estoy pensando restaurarla, pero nunca me decido, entre otras razones porque en mi casa, en este caso en el Ministerio del Interior, me "sugieren amablemente " que no toque el asfalto.

DACADU dijo...

tremendo rutón que te has pegado, si ya estás muy fuerte, el dia que tengas la flaca vas a dar un salto muy grande de calidad
y también, cuando la tengas casi dejarás de lado la mtb, lo digo por experiencia
saludosss

Tony dijo...

No hagas caso al lado oscuro de "la flaca"...

oscar dijo...

Rutón!!! jeje que si estas preparado para la Euskadi jaaj!! estas de coña no?
La flaca es otra historia, la velocidad de bajada en el puerto navacerrada es tremenda!, Cotos te parecio durillo?? yo creo que por que ya ibas castigado, una de las veces que yo lo he subido también me paso, vas buscando los carteles de altitud todo el rato jeje!!

pablo.bk dijo...

Jjejeeje, sabía que esta ruta te iba a gustar, Jose. Una pena que no podamos disfrutarlas juntos de momento, aunque pronto nos encontraremos en los caminos.
Sigues evolucionando tu máquina, va a llegar un momento que va a pesar menos que el aire...
Suerte con yus exámenes y ya sabes, no pares nunca de entrenar, siempre puedo estar por delante... No me rindo nunca, jajaja.

Chema, si yo tuviera esa flaca, le daría unos buenos bailes, sin duda. Hay que ver con el Gobierno y los ministras, que duras están... Pero con el tiempo, y quizás alguna huelga, espero que consigamos nuestras metas...

Dacadu, veo que tu te metes buenas palizas también. Te seguiré a apartir de ahora. Cuantas veces me han dicho que termiaré aparcando la mtb por la flaca. No lo creo, disfruto mucho con la bici en las montañas, lejos del asfalto, aunque la carretera tiene un plus, es cierto.

Tooony, el lado oscuro ya me ha cogido, lo malo es que no hay economía para todo.

Hey Óscar, Cotos? Cotos me pareció un infierno por lo largo, quizás ya iba castigado, es verdad, pero me pareció larguísimo. Luego, en la subida a la Bola del Mundo sufrí menos.

Juanma dijo...

Animalito...
Sólo una pregunta para picarte:
¿en cuantos minutos subiste bola????
En menos que subió Feria???
jejeje

pablo.bk dijo...

Jjejeeje, pues lo subí en 28 minutos, un poco lento :(
Feria ahora se lo sube en 15 minutos, seguro : )

Juanma, hay cosas que no se preguntan... son intimidades de uno con la montaña, jejeje

Mepete dijo...

Menudo rutón te has marcado. Ten cuidado con el lado oscuro de la flaca te puede atrapar y más con los puertos que teneis por la zona.
Si te lo permite el Ministerio de Hacienda no te arrepentiras y notaras un cambio importante en los entrenos, pero a ti no te hace falta. Estás como una moto.

MTBCANTABRIA dijo...

Como te gustan "los rompe-piernas", je,je... lastima que no pueda darte la razon con el asfalto, en eso no te apoyare, je,je...
Como siempre y para no variar..¡buen ruton!
Ahora estaras en la Euskadi extreme, supongo que haras los 165km en un dia, ja,ja... Espero que lo estes disfrutando y que el tiempo os acompañe a todos en esa nueva aventura.
Ya me contaras!!! A ver si el año que viene algun mtbcantabria se anima a hacerla.
Un abrazo campeon!