τὸ νικᾶν αὐτὸν αὑτὸν πασῶν νικῶν πρώτη τε καὶ ἀρίστη
"La victoria de uno sobre sí mismo es la primera y la mejor de todas las victorias"

miércoles, 25 de mayo de 2011

10.000 del Soplao 2011... Volveré!

Un año más, ya estamos de nuevo en la rutina diaria después de la aventura del Soplao y, de verdad, que se hace difícil volver a la realidad tras vivir las sensaciones y la magia que rodean a esta prueba.

Un año más vuelvo a dar las gracias al pueblo entero de Cabezón de la Sal, a su club ciclista y a la gente de otros pueblos que se agolpan a lo largo del recorrido para aplaudir a los corredores, emocionarnos y hacer que demos un poco más de lo que llevamos dentro.

Un año más me voy más que satisfecho por mi rendimiento, por la suerte de no sufrir averías ni contratiempos, pero sobre todo, por saborear cada centímetro del recorrido, inigualable, espectacular, y digno en muchos tramos de una película de duendes y hadas.

Y un año más, he tenido la fortuna de compartir dos días y dos noches con un grupo de gente maravillosa a la que no puedo más que felicitar por lo grandes que son como ciclistas, pero aún mejores como personas. Gracias a Luis, Eduardo, Javier y Jose Ramón con quienes conviví en la casa de Cos, con quienes compartí un emocionante post carrera y con quienes fuimos a comer el archi famoso chuletón de buey el domingo antes de viajar de vuelta a la rutina diaria.

Con Peguero, Clara y Carlos al recoger los dorsales.

En cuanto al desarrollo de los acontecimientos, lo de todos los años: la intriga por la climatología nos mantuvo en vilo hasta el último momento. Y el viernes llega el previo, el viaje, la llegada a Cabezón, las miles de bicis que se ven por todos lados, el encuentro con amigos de diferentes lugares de España (algunos muy especiales), el ambiente de la carpa y la recogida de dorsales, todo ello provoca un gusanillo en el estómago que ya no se te quita hasta la traca que da el pistoletazo de salida a la carrera a las 8:00 de la mañana del día siguiente. Es el momento en el que 8.000 pedales se pondrán en movimiento para enfrentarse a 165 kms y 4200 metros de desnivel positivo.

Cos, 6:50, motores encendidos: De izqda a dcha José Ramón, Pichi, Eduardo, Luis y el que suscribe

Con todo el tinglado medio organizado y con la alegría de haber saludado a gente que hacía tiempo que no veíamos como Clara, Carlos, Ada, Santi... y con la esperanza de encontrarme con algunos otros, nos metimos en la faena de la cena, el preparativo de las bicis y las decisiones de si voy de corto o de largo, si me pongo falda o camisón... Cómo somos!!! La cena venía casi preparada desde Madrid ya que la santa mujer de Luis y la santa madre de Javier habían preparado macarrones, salsa bolognesa y un boll de arroz que no se lo salta un gitano (¿de dónde vendrá este dicho?).

Los nervios a flor de piel

El reparto de habitaciones metió a cada mochuelo en su nido, con sus nervios, sus interrogantes y sus ambiciones. Del grupo, Eduardo, José Ramón y Javier se estrenaban en el Soplao; Luis iba a por su segunda participación; y el que suscribe sólo había fallado en la primera edición. Pero todos, por unas razones u otras, teníamos los nervios a flor de piel. La luz se apagó hasta el día siguiente. Los despertadores no tuvieron que sonar para que saltásemos de las camas. A las 5:50 am el desayuno estaba puesto, los corredores vestidos y las bicis preparadas.

Vaya grupo de máquinas.

Pocos minutos pasaban de las 7:00 am cuando llegamos a la salida y cual fue nuestra sorpresa al encontramos un aluvión de gente delante nuestro, seguramente ya habría más de 1200 puestos por delante, con lo que la resignación fue la mejor de las medidas. Con el crecimiento exponencial que está teniendo esta carrera sería conveniente pensar en un sistema de cajones. En la espera, al menos, te encuentras con gente conocida... Estuve con Dani (Varilux), saludé a Buje (Forobici) y me acordé de los ausentes. La verdad es que los minutos pasaron rápido, los últimos 20 segundos cantados por todo el pelotón, la música de AC/DC... y la traca. Los pelos de punta... Y se dió la salida.

Hasta que conseguimos pasar bajo el arco de meta pasaron casi 5 minutos, lo cual me hizo tirar hacia adelante todo lo que pude, primero en la carretera y luego en la pista que nos dirigía hacia las rampas del Monte Corona. Las sensaciones de salida fueron muy buenas, aunque iba tan encendido que ni miraba pulsaciones ni nada, solo buscaba huecos por donde pasar. Adelanté a gente hasta aburrirme, grupos enteros que no salían con ánimo competitivo, sino a pasar un gran día de BTT.

Tras hacer cumbre comenzaba la bajada hacia Caviedes, y sabiendo como estaba la pista de seca, con bastante grajilla, me lo tomé con bastante calma. Descendí conservador sin importarme que me pasaran unos cuantos que iban bastante más deprisa.

Así llegamos al primer avituallamiento. Ritmo alto y sensación de haber eliminado bastante gente ya, por lo que me tranquilicé un poco. El avituallamiento lo hice en marcha, me comí media barrita y seguí hacia adelante. En estos tramos coincidí con una grupeta del CC de Algeciras, aupa!!! y en un pis-pas estábamos a los pies de las Lastras, en el pueblo de la Cocina. Los primeros metros fueron un desastre. Tapón y a andar. 40 metros caminando. Pude montarme de nuevo para subir con ritmillo ya del tirón. Alucinante la gente que se concentra en este punto, todos ellos te animan y te impulsan para arriba. Te hacen sentir que estás en un evento especial. Aquí me encontré con Clara que subía con buen ritmo. "-Vamos Clara!!!

Dani, del Varilux, en las Lastras. Su primer Soplao en 8h01

La siguiente dificultad estaba en la subida al Soplao, unas eses muy tendidas por las que se pasa deprisa y donde me seguí quitando gente de delante. Al avituallamiento del Soplao llegué en 1h48', a 22' de la cabeza. Aquí si paré a evacuar, llenar el bidón y comer un plátano, ni dos minutos. Gracias a la organización que te lo traía todo a la bici, los chicos te preguntaban que querías y te lo ponían servido. Increíble.

La bajada del Soplao por la trialera hasta Celis vuelvo a hacerla conservadora, llevaba las Fast Track muy gastadas y agarraban poco, o nada. Entre eso y que cada vez bajo peor, me pasaron otros cuantos ciclistas. Sin duda mi rémora en este Soplao.

Abajo teníamos un tramo largo de carretera hasta Carmona donde el año pasado conseguimos hacer una grupeta que nos vino de miedo para ir rápido sin desgastar mucho. Este año no conseguíamos hacer grupo, todos iban más despacio de lo que a mi me venía bien y decidí tirar yo solo. En este tramo vi a Ada a la que ofrecí la rueda para acercarla a algún grupo.

Monte Aa. Era la primera vez que subía esta pared con un 26 y tenía mis dudas. Conseguí una cadencia buena y me sobró el píñón del 34 con lo que terminé encantado del doble plato. Esta subida se me hizo bastante rápida. Iba pensando en la referencia horaria del año pasado cuando llegué al avituallamiento de Casa del Monte a las 11:00am, con tres horas de carrera. Y no lo tenía claro, iba con algunos minutos de retraso por la salida tan caótica. Tenía tarea por delante si quería bajar el tiempo del año pasado.

Dejando Monte Aa atrás

La bajada de Monte Aa, más de lo mismo, despacio y sin arriesgar nada... Me seguía pasando gente pero ya menos que en los anteriores descensos. Habíamos conseguido una posición de carrera bastante holgada. Era hora de tirar!!! Hasta Casa del Monte, volé literalmente, y en Ruente, tras pasar por el puentuco, decir que la carne se me puso de gallina es quedarse muy corto, creo que se me separó del cuerpo de la emoción. Dios, cuanta gente, animando, aplaudiendo, ufff, qué grandeeee!!!

En el avituallamiento previo al Moral me encontré con Joaquín (CC Colmenar). "Joer, si estoy aquí con este máquina, no voy mal", pensé. Charlamos 3 minutos, una barrita, un plátano y a la bici de nuevo. Él salió antes que yo, y aunque me invitó a ir con su rueda, preferí ir a mi ritmo sin agobios. El Moral es el inicio del verdadero Soplao, de los puertos largos, del calor o del frío, de las emociones, de los lugares donde ganas el Soplao o lo pierdes. Decidí meter el 26 para ir con cadencia y con piñones intermedios. Y así, chini-chano, comiendo y bebiendo durante 59 minutos (casi 7 minutos menos que en 2010) corono el Moral con 4h10 de carrera.

Sin parar decido bajar hasta Juzmeana, como siempre, suave. Aún así, en esta bajada tuve algún susto por la falta de agarre de la rueda delantera, así que "no digo más". En la carretera que se dirige hacia Bárcena Mayor había un montón de público y filas interminables de coches aparcados en las cunetas. Tremendo, parecía cualquier carrera de profesionales. A la entrada de Bárcena, más de lo mismo. Más emoción.

Fran Ventoso, antes de retirarse.

Entrando en Bárcena Mayor

Bárcena Mayor recibiendo a Clara

Km.94 de carrera, Área Recreativa de Bárcena Mayor. Retirada de Fran Ventoso. Uno menos por adelantar, jajaja... Avituallamiento. Aquí coincido con David Blasco (Mibotadevino.com) ganador de la Maratón de Ayllón del año pasado y compañero de fatigas para la Salzka del mes de julio. Charlé con el mientras me comía un bocadillo de jamón y una Coca Cola. Antes de montarme en la bici, media barrita y un plátano. Por delante casi 15 kms de puerto. Cruz de Fuentes, la cara o la cruz del Soplao. Es un puerto que por lo general se me da bien, lo conozco a la perfección y se donde se puede apretar, así que llevo a cabo una subida fuerte pero sin ir al límite. Me dió para pasar a todo lo que se movía con dos ruedas por allí. Llegué arriba en 1h05', 9 minutos menos que el año pasado. En los 3 últimos kms nos cayó una tormenta de las de trueno-trueno y goterón-goterón! Incluso vino bien. De la cumbre en adelante no volvió a caer ni una gota más.

La gente de Mammoth dándolo todo en Fuentes

En el alto rellené el bidón, comí un plátano y disfruté del tratamiento de los niños hacia los corredores. Uno de ellos me tocó como si yo fuera extraterrestre. "Que les harán a los primeros?" De verdad, gracias de corazón porque me sentí grande.

Aquí comenzábamos el tramo nuevo que posiblemente me iba a impedir bajar el tiempo del año pasado ya que, según datos oficiales, retrasaba unos 15 minutos con respecto al trayecto anterior por el asfalto de Palombera. Primero nos ofreció una pista en bajada bastante rápida para ir cogiendo desnivel entre piedras cada vez más grandes. Como dice Peguero, puro territorio para las dobles. Un ciclista andaluz me dijo: "Quillo, todo lo que ganas en las subidas lo pierdes bajando". "Esto no puede ser", pensaba mientras me adelantaba. "Espérate que pique para arriba el camino, veremos quien se pone por delante..."

Subiendo Cruz de Fuentes con la tormenta encima

Los nuevos tramos son un espectáculo puro, la marcha pasa por un hayedo increíble donde habitan las brujas, gnomos, hadas y demás vecinos misteriosos. No sabía si llegaría a mi objetivo pero pasar por aquí ya era un premio. Cuando se terminó la angustiosa bajada, "mierda de piedras", iba mascullando, y el terreno se empezó a inclinar para arriba, los pedales volvieron a echar fuego. Llegué al avituallamiento de Ozcaba tan fresco que ni paré, y me dirigí directaente hacia el cresteo para subir a Venta Vieja. En este tramo el calor me hizo bajar un poco el ritmo. A Venta Vieja (p.k.123) llegué con 6h47 de carrera y 9 minutos de retraso con respecto al año pasado. "Espabila que lo tienes ahí".

Terminando el tramo nuevo y llegando al avituallamiento de Ozcaba.

El éxito de la misión iba a depender de la subida al puerto del Moral, mi cruz en todos los Soplaos anteriores, donde llego desfondado, así que la interrogación seguía abierta. Pero antes había que bajar la pista hasta Colsa, los Tojos y el arroyo Juzmeana. Y ésta no es moco de pavo. Es una pista incómoda, con muchas piedras, donde uno se juega el tipo como hagas alguna tontería. De hecho hubo bastantes caídas este año. De Colsa hasta la carretera se baja por asfalto y ahí si fui a lo que dio la bici, rozando los 70 kms/h y disfrutando las horquillas de los Tojos a la cabeza de un mini pelotón de cuatro integrantes.

Juzmeana. A partir de aquí quité la velocidad del Polar y puse la hora. Límite para llegar a Cabezón de la Sal: 16:56. Comienzo a subir con un grupo que va demasiado despacio, así que me pongo a tirar. Bajaba mucha gente en contrasentido, algunos invadiendo el carril de subida. "Esto no tiene solución?", me pregunta el que llevaba a rueda... Sigo incrementando el ritmo hasta quedarme solo. Esto me animó y comencé a coger bicis de nuevo, cayeron 10 o 15 en los 9 kms de puerto. Me quité el fantasma del Moral a la vuelta ya que me encontré como nunca, no se lo que tardé en subirlo, pero calculo que unos 35 o 40 minutos. Por la alfombra de la cumbre pasé a las 16:02, con 7h57 de carrera. Tenía casi 1 hora para bajar el tiempo del año pasado!!!!!!!!!!!!!!! Aquí pensé en llegar a Cabezón en unos 35 o 40 minutos con lo que haría un muy buen crono para mis pretensiones iniciales.

En el comeienzo de la bajada por la cara norte del Moral me cruzo con Nacho y sus Zermatt, "Madre, lo que les queda todavia". Descendiendo no quería arriesgar pero tampoco ir despacio y conseguí un término medio que hizo que llegara rápido a la carretera. Me junté con dos que iban a toda leche. Pasábamos unidades sueltas y algunas aprovechaban para coger el rebufo. Poco antes de llegar a la carretera general bajo dos piñones y doy un relevo, pero al mirar hacia atrás veo que iba solo. "Joder". Esperé a que me cogieran y fui tirando un par de kms más. Pasábamos por los pueblos y los aplausos y los vítores no te dejaban aminorar. "La leche", y no me canso de decirlo, "lo del público aquí es la leche".

En la carretera, mis dos compañeros fueron más hábiles que yo y cogieron el rebufo de un autobús que yo no fui capaz de alcanzar. Pero no estaba todo perdido. A dos carreteros que estaban rodando por allí les pedí que me llevaran a rueda hasta Cabezón. Genial, muchachos!!! Sin ver la velocidad sabía que íbamos muuuy deprisa. Luego en el ordenador comprobé que en la recta final no bajamos de 40 kms/h. Solo dos más aguantaron ese ritmo.

La entrada en Cabezón os la podéis imaginar. La mayor. Unos metros antes de la meta solté el manillar, alcé los brazos como si hubiera ganado una etapa del Tour y miré el reloj. Eran las 16:36!!! (Tiempo oficial 8h32, posición 139º), con una media superior a los 20 kms/h. Para mí esto era más que un triunfo, hace tan solo dos años, pensar en este horario era pura Ciencia Ficción.

Ada, repite victoria en Cabezón de la Sal. Insaciable.

Tengo que reconocer que mi primer pensamiento fue para Jose Feria. No solo había bajado casi media hora mi tiempo del año pasado sino que había batido el de mi compañero cordobés en siete minutos... Mi primera llamada fue a mi mujer, y la segunda para él. Un abrazo compañero, te quiero ver en el Soplao 2012 bajando hasta las 8 horas.

Ya en la carpa, licencia abierta para beber cerveza. Me lo había ganado. Allí compartímos charla con Joaquín, que se había salido con 8h10 y puesto 73º; conocí a Manu Romera, del Varilux, 18º de la general con 7h28!!!; y me fui a duchar a Cos para recibir a mis compis como se merecían.

Otra lección de los maestros...


El pódium femenino. Venir y vencer.

Espectación.

A todos pude ver en la meta: a Ada y Clara (1ª y 3ª en chicas) que se habían salido, a Tony, que consiguió quitarse la espina del año pasado y hacer un muy buen tiempo; a Luis, que volvió por sus fueros con la doble bajando el crono del 2010; y a Eduardo, que quedó tan encatado y emocionado por la marcha que espero que vuelva en 2012 junto con Pichi y José Ramón, que se lo tomaron con más calma para disfrutar a lo grande de su primer Soplao.

Qué bien te portastes, maja.

Para mí este ha sido un Soplao muy especial, quizás el mejor de todos. La organización y el club MTB Cabezón de la Sal se han salido, ni un 'pero'; el recorrido, maravilloso, como siempre, pero con el tramo nuevo gana un plús de espectacularidad y se quita algo de asfalto; y de la gente de los pueblos y el público, qué decir, que crecen como la participación y animan desde el 1º al último sin descanso.

No puedo terminar sin acordarme de quien me ha dado fuerza de verdad para poder llegar hasta aquí, y no hablo de las barritas ni de los geles, sino de mis nenes, Pablo y Mamen, y de mi también santa mujer, que ha permitido mis ausencias sin decir ni mu!

Como ya dije el año pasado: Gracias Cabezón! Volveré...

Próxima estación: Madrid Bikex! Mi primera carrera por etapas.

19 comentarios:

Anónimo dijo...

De un tirón.
¡Qué gustazo de crónica!
No podía ser menos para uno de los mejores, si no el mejor, eventos de todo el año.
Tan buen ciclista como narrador.

Luis

DACADU dijo...

Que agusto me he quedado después de leer la crónica, me quedé con las ganas de ir pero me voy a dormir como si hubiese estado allí.

Enhorabuena, el año que viene, espero poder estar allí de nuevo e intentar seguir tu rueda jajaj, esto, imposible.

Mi reto será bajar de 9 horas, el tuyo, acercarte a las 8


Abrazos!

jcXC , Erase and Rewind dijo...

Enhorabuena por tu carrera y crónica. Prueba casi imposible para mi por distancia y quehaceres.
Lo del tiempo y conociendo como andan algunos de los paisanos que fueron y que hicieron sobre 9:10 ya me permite ubicarte realmente. Bufffffffffff!!!!

Anónimo dijo...

Qué maquina eres! Muy buena cronica!

Me metiste media hora!

Nos vemos en la MadridBikex

D.Blasco

Anónimo dijo...

Pues ya sabes, para el año que viene doble de rally o salir más con los garrapateros a entrenar el tema pedrolos, raíces y roderas de medio metro ;)

Muy grande! Me temo que nos veremos allí el 2012

Jimmy

Pablo R. dijo...

Felicidades, vaya gesta. Muy buena narración que a los que desconocemos El Soplao nos permite hacernos una idea.

Juanma dijo...

Sólo te digo que al leer tu crónica, se me han puesto los pelos como Scorpions. Enhorabuena por el tiempazo que has hecho y por las nuevas hazañas. Por cierto, me debes una firma en la foto de la revista!!!!
Un abrazo fuerte!

Mepete dijo...

Enhorabuena, te veo el año que viene terminando en 8 horas.

Comparto tu opinión sobre la prueba.

Un saludo.

Chema Btt dijo...

Un 10 por la crónica y un 10,5 por el tiempazo.
Aunque no voy a participar, como me queda cerca de casa el MadridBikex intentaré acercarme a saludarte.
Saludos

Santi dijo...

Felicidades, eres un crack!!! Todavia busco las pegatinas de la bici de la pasada que me hicistes!! Ahora a por la Salzka!! Impaciente de crónica estoy! Un placer volver a saludarte!!

Joaquin dijo...

Paaaablo....50 días...vamos mas o menos entrenados eh jeje.

josechu67 dijo...

ENHORABUENA PABLO VAYA TIEMPAZO Y ENORME LA CRONICA.
sALUDOS

Clara dijo...

Cabezon de la sal, tiene algo especial, una magia dificil de describir,que te envuelve desde el primer momento, me encanto verte y mucho mas ver como has mejorado tu tiempo....Yo tambien volvere y con mas ganas....Un abrazo

Jose Feria dijo...

La crónica como siempre, se queda corta, lo siento. Lo que se siente en el Soplao no se puede expresar con palabras. Pero he de decir a tu favor, que se aproxima enormemente! jejeje.

Por cierto, un tiempazo, aunque mejorable ;): Ahí lanzo el guante.
Que el Soplao 2012 nos pille confesados porque allí me tendrás para bajar piñones y apretar los dientes al pasarte jajajajaja

Un abrazo!!
PD. Mira que me gusta picarte eh?

JuanP. dijo...

Felicidades Pablo, eres un makina, el año que viene yo tambien repito, el Soplao engancha ¡¡¡

pablo.bk dijo...

Uffffffff, es igual de emocionante leer vuestros comentarios que llegar a Cabezón de la Sal con un carro de horas en las piernas.
Quiero agradeceros vuestro interés por el tocho de la crónica y por todos y cada uno de los comentarios.

Está claro que el Soplao es una prueba que engancha, que tiene un espíritu especial, y que todo ello nos hace volver cada año.

Espero que todos los que la habéis hecho podáis seguir disfrutando en años próximos y cumpliendo los objetivos, y los que no la habéis hecho, no esperéis más, 2012 tiene que ser vuestro primer Soplao si, o si!

A los que voy a ver en las próximas aventurillas, pues nada, que ya estoy deseando que lleguen: Madrid y Bad Goisern. A ti Feria, tendré que esperar hasta septiembre para batirme el cobre con tu nuevo maquinón, jejeje

Y al resto, sabéis que os sigo a todos, no dejéis de dar pedales, eh!!!

Un abrazo a todos!

Ada dijo...

Me ha encantado la crónica!!! el tramo nuevo genial y muy bonito, cuando empiezas el descenso y vas a tu izquierda Palombera y el avituallamiento, que vistas! ya ves la carretera mi cruz, gracias por ofrecerme tu rueda, en aquel momento imposible para mi pero lo hice mejor en los otros tramos, conseguí al menos no quedarme sola y llegando a Cabezón en grupo, eso sí fui incapaz de darles ningún relevo... A por la MadridbikeX, lo harás genial!

brunaita dijo...

Bueno Pablo, como siempre un placer leerte.
No me extraña que se te de bien, porque como corres en casa jajajaja
A ver si me animo de una vez a hacer la prueba esta, que la tengo marcada ya desde hace tiempo pero luego me entra la pereza
Leyendo cosas así desde luego que entran las ganas!
Un saludo y a seguir así

Domingo dijo...

...Pero Machoooo!!! ya no te quiero ver quejandote o llorando porque vamos muy rápido, pero si eres una makina total. Tu nos das caña a todos... bueno Javucho y Julichu no cuentan, jajaja...
Ainssss... que pena que no tenga mtb,jejejeee...
Lo que más me pone es lo de la gente, la leche!!! no?...