τὸ νικᾶν αὐτὸν αὑτὸν πασῶν νικῶν πρώτη τε καὶ ἀρίστη
"La victoria de uno sobre sí mismo es la primera y la mejor de todas las victorias"

martes, 10 de mayo de 2011

Preparando puertos

No se muy bien como uno puede entrenar la ascensión de los más de 4.000 metros de desnivel acumulado que presentan los 10.000 del Soplao, aunque si se cómo buscar las sensaciones que uno puede tener al afrontar tamaño reto, y es intentar igualarlo. También vale recordar la dureza de años anteriores en este tipo de recorridos, pero creo que la memoria no endurece las piernas.

Por ello, tenía previsto el pasado sábado una ruta con la bici de carretera por la sierra donde fuera recogiendo todos los puertos que se me pusieran por el camino. El mal tiempo me borró la idea de la cabeza. Pero no la eliminó, solo la trasladó al martes cuando en la sierra hizo un día irrepetible. Para ello tuve que cogerme 24 horas de vacaciones en la oficina, pero creo que merecía la pena.

Preparados, listos...

Como ya es habitual , me acerqué hasta Soto del Real con el coche para iniciar mi periplo bicicletero. A las 10:30 de la mañana la temperatura era ya de casi 20ºC y el cielo tenía ese color azul intenso de las tardes de julio. El panorama era favorable aunque lo que tenía por delante me causaba cierto nerviosismo...

El primer tramo de carretera hasta Miraflores es un enlace casi obligado y que viene muy bien para calentar las patas antes de ponerte a subir el primer puerto, que en esta ocasión sería el de Canencia. Un puerto suave, de apenas 8 kms con unos tramos intermedios muy rápidos y que no llega a los 400 metros de desnivel. La subida la hice contenida pero tampoco conservadora. Había mucha tralla por delante pero quería ir vivo de sensaciones. En poco más de 26 minutos estaba en la famosa fuente poniéndome el chubasquero para iniciar la bajada hacia el valle de Lozoya.

Alto de Canencia

En el Puerto de Canencia me encontré con otro ciclista, con lo que ví que no iba a ser el único en disfrutar de tan fabuloso día. En un abrir y cerrar de ojos me planté en el pueblo de Canencia (que diferente se ven estas poblaciones entre semana) y pocos minutos después, y tras cruzarme con más bicis, en la carretera 604 que me llevaría hacia Lozoya del Valle.

Desvío hacia Lozoya y Puerto de Navafría

Barrita y a pedalear. Quería estar el menor tiempo posible parado, aunque a veces iba haciendo verdaderos esfuerzos por no retratar los maravillosos paisajes por los que iba pasando. Hasta Lozoya, no hay nada destacable, pero al entrar en la población, rapidamente se inicia la subida a la segunda dificultad del día, el Puerto de Navafría. Este escollo ya tiene una longitud considerable para tomárselo a la ligera. Son casi 12 kms y 700 metros de desnivel. Las primeras pedaladas me hacen ver que voy bien de piernas con lo que imprimo un ritmo majete. Un inoportuno flato, por beber en un momento inadecuado, me fastidió casi tres kilómetros a mitad de puerto, pero pude mitigarlo y terminar con muy buenas sensaciones. Bajé el tiempo en más de siete minutos con respecto al que hice un mes atrás, dejándolo en 43:00. Satisfecho.

Arriba, en el Puerto de Navafría. Van dos.


Y van dos. Al iniciar la bajada por la cara norte me vinieron las imágenes del ciclista belga que había perdido la vida en el Giro de Italia el día anterior. Se me pusieron los pelos como escarpias. Así que cuidadín, y más al no haber bajado nunca por esta carretera, bastante degradada, la verdad. Nada que ver con el asfalto en perfecto estado de la vertiente madrileña.

Durante el descenso me cruzo con dos ciclistas a los que doy ánimos mientras disfruto de unas vistas a la meseta castellana de postal. Minutos después entraba en las calles de Navafría (pueblo) con la misma sensación de despoblamiento total.

Qué pequeñas se ven las cadenas montañosas en las fotos y lo que cuesta superarlas.

Y poco después de salir de Navafría llegué a la N-110, el peor tramo de toda la ruta. Serían cerca de 30 kms de carretera nacional pura y dura que me llevarían hasta las proximidades de Segovia y La Granja de San Illdefonso durante unos subibajas de los buenos. Los "subes" eran ramponas kilométricas y los "bajas" te llevaban a casi 60 kms/h contra el siguiente rampón. Muy cansino porque iba en contra del viento y por el miedecillo al tráfico. Las altas velocidades de los camiones creaban unas turbulencias que no sabías bien si te iban a chupar contra sus gigantescas ruedas o escupirte contra el quitamiedos. Y todo esto con buen arcen.

La Horizontal que lleva a Somosierra vista desde el norte

La Nacional que lleva a La Granja

Aproximadamente después de 10 kms de carretera nacional, llegué a Collado Hermoso, pueblecín que conozco de alguna otra vez por las rutas de Malagosto, donde me paro en una panadería para comprar una Coca Cola y dar parte a la familia. En este momento llevaba poco más de tres horas de ruta y algo menos de la mitad del recorrido previsto.

1º avituallamiento en Collado Hermoso

Tras ponerme de nuevo en marcha, llegan los primeros momentos de zozobra mental. En medio de la nada, luchando contra una brisilla bastante incómoda que no permitía acelerar en los tramos que ahorran tiempo y suben la media. Pero con lo que quedaba por delante, no podía permitirme el lujo de aflojar... tenía por delante un mundo. El cartel del desvío a Segovia y el posterior de la Granja me dieron aire, ya que ponían punto y final a la odiosa carretera nacional.

La bienvenida a la Granja de San Illdefonso me la da un rampote de cuidado donde tuve que echar un buen puñado de energía, pero a la vez, tenía delante unas imágenes de la zona norte del Macizo de Peñalara con unas cascadas increíbles que me hacían gozar en grado superior. !Qué grande!

La Granja de San Illdefonso hacia Las Siete Revueltas

Una vez en La Granja y tras dejar atrás la entrada al Palacio, uno se encuentra este cartel. Bufff, 17 kms hasta el alto de Navacerrada. Los primeros cinco son un pica para arriba constante, y los 12 siguientes, más o menos a la altura de Los Asientos, de puerto-puerto con sus famosas Siete Revueltas a un porcentaje no muy elevado, pero que hay que subir.

Atrás queda el Macizo de Peñalara y la entrada al Palacio de la Granja

Así que con Peñalara detrás y Navacerrada delante, me tomo un kit-kat en forma de barrita para iniciar la tercera ascensión del día. Rebasaba ya las 4 horas de marcha con lo que eran algo menos de las dos de la tarde y la poca gente que había por la zona se encontraría comiendo. Menos tráfico.

La carretera que va desde el Puerto de Navacerrada hasta Cotos con las antenas de la Bola vigilantes

Hasta la Boca del Asno el ritmo fue bastante bueno. El murmuro del río Eresma acompañaba de forma deliciosa el pedalear hasta que los porcentajes dijeron: -"Basta". El tramo que más me costó fue precisamente el de las Siete Revueltas donde te comes buena parte de los 650 metros de desnivel. Esta vertiente de Navacerrada es menos acentuada que la sur, pero casi 4 kms más larga (casi 13 desde el área Recreativa de Los Asientos), y eso es un castigo  para las piernas y la moral. Hasta llegar a los 1860 metros de altura rocé los 50 minutos. "Ya está bien para un solo puerto" y, aunque es demasiado tiempo, las sensaciones no fueron del todo malas para llevar ya tres puertacos.



En Navacerrada no paré y enfilé directamente hacia Cotos, unos 8  kms llanos y una fuente en la parte baja del Parque Natural de Peñalara que, a buen seguro, me iba a dar la vida.

2º avituallamiento. Cotos

Con el premio de los dos bidones llenos de agua rica y fresca, me tomé un respiro para beberme otra Coca-Cola y dar otro parte al almirantazgo.


Estaba en un punto en el que ya vislumbraba el final de la ruta y lo próximo era dejarse caer por las rampas de Cotos y perder casi 700 metros de desnivel entre millares de pinos y abetos. Aquí, a pesar del siempre imprescindible chubasquero y la buena temperatura, pasé cierto frío.

Esta bajada tampoco te permite ir a toda pastilla por la cantidad de eses y revueltas que ennudan la carretera y, siendo ya el cansancio parte intrínseca de uno, la concentración no era la misma que al principio. En cualquier caso, la llegada a Rascafría fue bastante rápida y ya daba lugar a la última dificultad del día: el Puerto de la Morcuera por su vertiente norte y sus casi 14 kms contados desde el desvío a la urbanización Los Grifos.

Hace un mes también subí esta vertiente y ya entonces, en una ruta más corta y con algo menos de acumulado las pasé canutas. Puerto largo que parece que no termina nunca, que tiene un descansillo por el km12 que es como si no lo tuviera porque ya estás arriba. Y el pasado se hizo presente. Y volví a pasar las de Caín. Pero siempre se llega y llegué sobrepasando en medio minuto el tiempo de hace un mes, lo cual no me hizo ni pizca de gracia pero es lo que hay.

Resoplar, resoplar, resoplar...

Tras culminar la Morcuera sin llevarme precisamente el Premio de la Montaña, ya todo daba igual. Estaban ya todos los boletos vendidos, la sucesión de puertos había tocado a su fin, y solo quedaba descender este coloso y volar desde Miraflores a Soto del Real.

Tanto en el descenso de la Morcuera como en el tramo de carretera pasado Miraflores, el goteo de ciclistas con los que me crucé fue incontable, incluyendo algunas caras conocidas que no detallaré para no revelar sus entrenos, jeje.

Llegada. Sufrimiento asimilado

Y colorín colorado la ruta se había acabado con 168 kms y 3000 metros de ascensión acumulada en un tiempo de 6h45 +30 minutos parado haciendo el ganso con la cámara de fotos y dos avituallamientos de Coca-Cola.

Y así busqué y encontré unas sensaciones cercanas a lo que me encontraré el próximo 21 de mayo en mi 4º Soplao donde el reto es volver a bajar de las 9 horas. Aunque la lotería ya me tocó el año pasado y suele caer una vez en la vida. Veremos...

14 comentarios:

Mepete dijo...

Así se entrena y lo demás es cuento.

Un abrazo y nos vemos en el Soplao.

David G. Manzanilla dijo...

Yo apuesto a que vas a quedar entre los 50 primeros en el Soplao.

Chema Btt dijo...

¡Madre mía, qué entrenamientos!. Dan ganas de acercarse al Soplao solo para animarte.
Enhorabuena

pablo.bk dijo...

De verdad, gracias por vuestros comentarios, sin vuestros ánimos no daría ni la mitad de pedales.
David, en cuanto a tu apuesta, es demasiado generosa. Este año va a estar muy cara la cosa. Si entrara entre los 100 primeros me conformaría, pero más que eso me conformo con igualar el tiempo del año pasado.
Sois la caña.

DACADU dijo...

buena ruta, que tengas mucha suerte en el Soplao que seguro que te sales!

estaremos atentos, y me das mucha envidia, mi tercer soplao sería pero no he podido ir, el año que viene me quitaré la espinita

saludos

Gineta dijo...

Ahí le tienes más chulo que un ocho haciendo ciento y pico kilómetros en un tiempo estupendo. Habrá que mirar al cielo el día 21 para que no llueva ni haga excesivo calor y así poder ir lo mejor posible ... unos más alante como tú y otros en el vagón de cola.

Mucho ánimo.

Jose Feria dijo...

Menudo máquina estás hecho. Este año siento no poder acompañarte a carreras, pero se me está complicando la temporada :(
De todas formas, aunque me joda reconocerlo, creo que no podría hacerte sombra...

Un abrazo, compañero de fatigas, sufrimiento, alegrías y de motivación

JuanP. dijo...

Entre ver tu preparación y las sensaciones que xpermente ayer en ruta...joder en una subida con rampas del 12,13,15...me vino un pensamiento negativo de cara al Soplao muy grande, espero que al menos el pre y el post sean agradables....
Si hay suerte nos vemos por allí, recuerda Factorbike, la naranja mecanica.

pablo.bk dijo...

Yo apuesto a que vas a quedar entre los 50 primeros en el Soplao.

Autor: David G. Manzanilla

¡Madre mía, qué entrenamientos!. Dan ganas de acercarse al Soplao solo para animarte.
Enhorabuena

Autor: Chema BTT

buena ruta, que tengas mucha suerte en el Soplao que seguro que te sales!

estaremos atentos, y me das mucha envidia, mi tercer soplao sería pero no he podido ir, el año que viene me quitaré la espinita

saludos

Autor: Dacadu

Ahí le tienes más chulo que un ocho haciendo ciento y pico kilómetros en un tiempo estupendo. Habrá que mirar al cielo el día 21 para que no llueva ni haga excesivo calor y así poder ir lo mejor posible ... unos más alante como tú y otros en el vagón de cola.

Mucho ánimo.

Autor: Gineta

*Comentarios desaparecidos en el Blogg.

pablo.bk dijo...

Jose, no tengas jeta... que este año te hubieras acercado a las 8 horas con lo que ello implica en cuanto a clasificación.
Si te digo la verdad no va a ser igual, un Soplao sin Jose no puede ser igual :(

Juan, intenta mantener la mente positiva, los malos pensamientos no ayudan y menos en este tipo de marchas tan largas. Vete intentando disfrutar del entorno y aprovecha los avituallamientos, ya verás como los kms pasan volando.
Suerte!

Anónimo dijo...

Ese recorrido es el de la Perico Delgado, pero empezando en Soto.
En solitario es mucho más duro que cuando vas en tropa y que además te ponen avituallamientos.

Lo del Soplao.
A ver las referencias. Porque con la modificación y desvio en Fuentes para perder 200 y pico m de desn. para luego subirlos, y por pista, habrá que añadir algunos minutillos aparte de la dureza que se añade.
En cualquier caso, no me extrañaría que aún así, bajaras el tiempo del año pasado.

Luis

Clara dijo...

Pero Pablo con esos entrenamientos, esas pedazo de salidas con subidas y mas subidas, van hacer que este año superes un súper record con 7-8 horas..Madre mía.
Por cierto aprovecho para comentarte que el punto de encuentro en el Soplao es la carpa de IBIKEMECANIC, nosotros llegaremos tarde noche del viernes..Venga que ya tengo ganas de verte

pablo.bk dijo...

Bueno Luis, ya hablaremos esta semana para ver cómo vais y tal. Yo saldré el viernes por la mañana.

Clara, nos vemos el sábado. Joer, han tenido que pasar tres años!!!

Anónimo dijo...

¡Andá! No sabía que iba Clara al Soplao.
Allí nos vemos.

Luis